miércoles, 12 de agosto de 2015

EL COMPORTAMIENTO DEL MERCADO PETROLERO 2014-2015

EL GRUPO CATALA ONG'S DE ASESORÍA INTERNACIONAL CORPORATIVA DE CATALUÑA DE ESPAÑA, SE COMPLACE EN PUBLICAR UN INTERESANTE TRABAJO MONOGRÁFICO DEL PROFESOR GUILLERMO MARQUEZ BRICEÑO, Profesor Emérito de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central de Venezuela, y Profesor de la Cátedra "Andrés Bello" de St. Antony College de la Universidad de Oxford en Inglaterra; Reputado Analista Internacional sobre la Crisis Mundial de Deuda,-
*******************************************************
Especial para forocatalunya.org y Foro Barcelona 2015; en el cual será uno de los principales temas de discusión del Foro.-

Editor Responsable: DR. OMAR ALBERTO CORREDOR V. Asesor Corporativo Internacional de GRUPO CATALA ONG'S DE ASESORÍA INTERNACIONAL DE LA CORPORACIÓN.-
********************************************************


El Mercado Petrolero en el período 2014-2015
Guillermo Márquez


Este artículo forma parte de un trabajo más extenso sobre  la economía mundial en el 2014 y primeros meses del 2015. Agradezco a Omar Alberto Corredor V.  su invitación a publicarlo previamente. La versión que se ofrece será puesta al día posteriormente.
En la siguiente web puede verse la evolución de los precios del Brent:
Se observa que el precio del  Brent tuvo una tendencia estacionaria en el primer semestre del 2014, con  fluctuaciones entre $106 y $110  por barril, alcanzando  un máximo de $112.18 el 12 de junio. A partir de esa fecha comienza una tendencia fuertemente descendente, salvo unos ligeros incrementos pasajeros, que llevaron  su precio a  $46.07 el 26 de enero de 2015.  Es decir, entre las dos fechas mencionadas el Brent perdió 66.11% de su precio. A principios de febrero hubo un cierto repunte de los precios, motivado inicialmente  por la huelga de los trabajadores del acero más importante en los Estados Unidos desde los 1980, los cuales abandonaron nueve refinerías; el precio del Brent se situó en $54.77 el 2 de febrero.  Pero luego la OPEP pronosticó un incremento de la demanda de su propia producción  y una reducción de la oferta de los países no-OPEP, lo cual indicaría un efecto positivo de su estrategia de no reducir su producción para no perder mercados, como se comentará más abajo.  El precio del Brent alcanzó $59.38 por barril el 10 de febrero.*
*He tomado como punto de referencia para el artículo  el precio del Brent, el de mayor calidad. Los otros tipos de petróleo, de menor calidad y más bajo precio, tienen en general, la tendencia y las fluctuaciones observadas en el Brent.   


Las cifras disponibles permiten afirmar que el  desplome de los precios desde junio  se debe tanto a los efectos de  la oferta como de la demanda.  La oferta de petróleo ha tenido un fuerte incremento, impulsada principalmente por países no miembros de la OPEP, y la demanda se ha debilitado  por la coyuntura económica mundial, sobre todo con la situación recesiva en Europa y el menor crecimiento en los países emergentes y en desarrollo.
En la concreción de esa baja, fue decisiva la posición de la OPEP, que en su reunión de noviembre del 2014, rechazó la propuesta de recortar la producción hecha por los países miembros más afectados por la baja de los precios, Argelia, Irán, Nigeria  y Venezuela (entre los no miembros de la OPEP el más afectado es Rusia).  En esta decisión tuvo una influencia relevante la posición en contra del recorte por parte de Arabia Saudita, que como sabemos es el mayor productor. Los voceros de ese país han declarado que no importa el nivel a que bajen los precios, ellos no abogarán por reducir la producción. Incluso el país ofreció recientemente (enero 2015) descuentos a China. Otros representantes han declarado que la OPEP, que suple sólo un 30% de la oferta, no está en condiciones de influir sobre los precios. La mayoría de los miembros de la OPEP comparten el criterio de Arabia Saudita. Las siguientes declaraciones respaldan esta afirmación (citado por José Rafael  Revenga): El Ministro de Petróleo de Kuwait expresó: Respaldo la decisión tomada el pasado 27/11 en la reunión de la OPEP. Es una acción acertada ya que no conlleva  que nosotros tengamos que recortar y los otros quedarse con nuestra parte del mercado”. Y el Ministro de Petróleo de Katar manifestó: “Aquellos que no pueden resistir la presión de  precios más bajos tendrán que ceder el paso a quienes pueden desempeñarse mejor desde el punto de vista de la eficiencia”.
Revenga dice que lo verdaderamente importante  no es la decisión de la OPEP de no recortar la producción sino la formación de un nuevo paradigma: de aquí en adelante no habrá influencia directa de la OPEP en el mercado petrolero sino que los precios se regirán principalmente por la interacción de la oferta y la demanda con la influencia de otros factores adicionales, como los geopolíticos, tecnológicos, etc.
Algunas estimaciones sitúan el exceso de oferta en dos millones de barriles diarios, en la cual participan paradójicamente algunos miembros de la OPEP que están produciendo por encima de su cuota. El factor más importante en el incremento de la oferta es la producción de  Estados Unidos, la cual  ha pasado de alrededor de  5.000 barriles diarios en 2009 a alrededor de 9.000 barriles diarios en enero del 2015, que  se debe íntegramente a la explotación de esquistos. * Como  consecuencia,  sus requerimientos de importaciones se han reducido considerablemente. Según una tesis del gobierno venezolano, expuesta por Maduro en su discurso a la Asamblea Nacional en enero,  la explotación de esquistos, con el consiguiente incremento de la producción, sería una conspiración con varios objetivos: “…utilizan el petróleo como arma geopolítica para influir en sus posiciones de dominio en el mundo, en primer lugar atacar a Rusia y tratar de poner de rodillas a Rusia y de destruir a Rusia en una carrera alocada hacia una especie de nueva guerra fría. En segundo lugar tratar de afectar a Irán, Irán, con esta historia heroica de guerrero milenaria en sus negociaciones justas que está desarrollando para su acceso a la energía nuclear y en tercer lugar tratar de afectar y destruir la economía de Venezuela…”  El 10 de febrero Maduro dijo: "Venezuela debe prepararse para dos años de precios del petróleo bajos, o muy bajos". Pero la forma como se desarrolla esa actividad contradice esa hipótesis. La explotación de esquistos es una actividad netamente  privada que comenzó hace varios años con cifras muy bajas hasta alcanzar  los altos niveles actuales.  Por supuesto que ese desarrollo favorece a Estados Unidos al reducir su dependencia del petróleo extranjero. Al respecto dijo el Presidente Obama en su discurso ante el Congreso el 20 de enero: “Confiamos en nuestra capacidad de reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero y proteger nuestro planeta. Y hoy, Estados Unidos es el número uno en petróleo y gas.”
*Comentarista. Aunque es una cuestión meramente terminológica, hay un artículo del finado Alberto Quirós Corradi (QEPD), donde cuestiona la denominación de “esquistos”. Al respecto dice: “Las rocas de donde se extrae una producción nueva y abundante de petróleo y gas se llaman lutitas. Hay una gran confusión, algunos insisten en llamarlas esquistos. Desde el punto de vista geológico el esquisto es una roca diferente. Sin embargo, se entiende la confusión porque buscadores como Google traducen “shale” como esquisto, lo cual es incorrecto. Ya hay en la red suficientes explicaciones al respecto.”http://www.el-nacional.com/alberto_quiros_corradi/Tips-petroleros_0_530947029.html


Sobre la posición de la OPEP, y específicamente de Arabia Saudita, se han tejido  varias hipótesis. Por una parte se dice que ella es un intento de boicotear la explotación y exportación de  esquistos por parte de Estados Unidos, pues dicha explotación no es rentable por debajo de un cierto nivel de precios, ya que  es costosa. Varios representantes de las empresas productoras  han declarado que hasta $60 pueden ser rentables. * En estos términos, ya dejaron de serlo (principios de febrero 2015); sin embargo, la producción no se ha paralizado,  precisamente porque por  lo alto de la inversión necesaria sería más perjudicial perder esa inversión. Lo que sí se observa es un debilitamiento de nuevas inversiones.  **  Otros países no pertenecientes a OPEP se verán en dificultades en proseguir la producción de petróleo a los bajos precios existentes.  Con esa óptica, la posición de Arabia Saudita se explica, porque sacrifica ingresos en el corto plazo  a cambio de  la recuperación del mercado en el largo plazo cuando el exceso de oferta de Estados Unidos y otros países no OPEP haya desaparecido, según sus expectativas.  Las grandes reservas monetarias del país así se lo permiten; inclusive el presupuesto fiscal para el 2015 indica un fuerte aumento. Otras hipótesis están muy bien sintetizadas por Revenga en el siguiente párrafo: “En cuanto a la estrepitosa baja de los precios del barril los unos acusan a los otros: Rusia e Irán acusan a Estados Unidos de inundar el mercado mundial a fin de debilitarlos. Irán acusa a Arabia Saudita por su intención de controlar el Medio Oriente y asegurar el predominio de los sunitas mientras Canadá acusa a las naciones que integran el grupo de productores del Golfo Pérsico de hacer económicamente inviable la exportación de sus arenas petrolíferas de Calgary…En adelante el precio del barril, si bien no queda al garete, está determinado por una serie de factores  tecnológicos, financieros y geopolíticos todos los cuales incidirán de manera impredecible en el precio reflejado por el mercado.”
*Comentarista. Otros   sostienen que algunos productores en Estados  Unidos pueden soportar precios hasta de $40, dependiendo del productor y el área explotada. Así, por ejemplo, se dice en un artículo de Sandro Pozzi en El País, donde se indica: La decisión del cártel de mantener la producción intacta hizo temblar a los productores en los yacimientos de Dakota del Norte. El petróleo es muy fácil de extraer del suelo en Arabia Saudí, hasta el punto de que pueden soportar un precio del barril a 10 dólares para ser rentables. En Alaska, las petroleras pueden tolerar precios a 40 dólares. En Canadá, hasta 50 dólares. Sin embargo, la situación se complica cuando se baja al sur de EE UU. El nivel de rentabilidad medio en Bakken y Permian ronda los 40 y los 70 dólares dependiendo del productor y de la zona de extracción, mientras que en Eagle Ford pueden tolerar que baje a los 60 dólares. Lo que está por ver es cuánto tiempo tiene que pasar a estos niveles para que se produzca una reducción en la actividad de extracción de crudo en estas áreas clave.” http://economia.elpais.com/economia/2014/12/01/actualidad/1417462246_547465.html *Comentarista. El tema de las inversiones valdría la pena ampliarlo…El mismo Pozzi en el artículo citado en el comentario anterior habla del endeudamiento en que habrían incurrido los productores de shale oil y se refiere a la opinión de Bank of América, según la cual, es posible que se produzca una ola de consolidación  de los pequeños productores... En Estados Unidos, Deborah Rogers también ha estudiado el tema de las altas inversiones que requiere la producción de shale oil. Sugiero  echarle un vistazo a su Blog y, particularmente, a su testimonio frente al Comité de Energía del Senado: Deborah Rogers Testifies Before Senate Committee on  EnergyPolicyForum
Deborah Rogers (ahora Lawrence), lanza un balde de agua fría a las posibilidades de que Estados Unidos logre su independencia energética a través de la producción petrolera originada en los esquistos, en su testimonio ante al Congreso en 2013, el cual vamos a citar completo porque es breve:
Opening Statement for Senate Committee on Energy and Natural Resources, 21 May, 2013
Mr. Chairman, Senator Murkowski and members of the committee, thank you for inviting me here today. My name is Deborah Rogers and I am Executive Director of EnergyPolicyForum.
Exportation of shale gas opens up many interesting, critically important questions. It is precisely for this reason that sensible and reasonable debate should occur before we commit billions of dollars and years of investment in an energy policy that will serve few of us. Unfortunately, debate has been subsumed by the cacophony of voices that would have us believe that shale gas is abundant, long lived and will defy pricing pressures for decades to come. This is simply not true.
Shale wells deplete alarmingly. Overall field declines are running at the troubling rate of 30-50% per annum. It will take approximately 7000 new wells every year at a staggering cost of about $42 billion simply to maintain a flat production profile. Moreover, every shale gas play in the U.S., with the exception of the Marcellus, has already peaked and is in decline. Some have gone through almost a complete life cycle in a matter of a mere five years or so, negating entirely the notion of plentiful supply for 30, 40 or even 50 years. Even the Marcellus is showing signs of late middle age.
Financially, shale gas companies are struggling. The popular notion that these companies intend to provide a cheap and abundant product out of the goodness of their hearts to effect a manufacturing renaissance is nonsensical. Companies are in business to make a profit, not provide cheap inputs to the detriment of their own bottom line.
Maintaining a flat production profile for any meaningful period of time in shale plays has proved elusive for these companies. So it would seem absurd to expect significant growth in production which will be needed to meet contractual obligations of exportation and the burgeoning energy demands of foreign economies. The collateral damage in the form of air toxics, ground water depletion, encroachment, road damages and potential aquifer ruination in the United States could be immense and will only continue to rise as more and more wells need to be drilled. None of these externalities are at present fiscally covered. In other words, profits are to be privatized while costs and negative impacts will be socialized.
Natural gas is a finite resource. There is no way round this. Therefore, it would seem eminently more sensible that American natural gas be used to produce American products, provide American jobs and bolster investment in plant and equipment in the United States as we transition to a more sustainable, and hopefully less finite, energy economy.
Thank you.”
Estas concepciones, formuladas  el 2013, están en línea con las predicciones del mercado petróleo de la OPEP para el 2015.
La explotación de esquistos, (o lutitas) por la forma en que hay extraerlos, presenta un serio problema ambiental  que está muy bien resumido en un párrafo de wikipedia: “Environmental impact of the oil shale industry includes the consideration of issues such as land use, waste management, and water and air pollution caused by the extraction and processing of oil shale. Surface mining of oil shale deposits causes the usual environmental impacts of open-pit mining. In addition, the combustion and thermal processing generate waste material, which must be disposed of, and harmful atmospheric emissions, including carbon dioxide, a major greenhouse gas. Experimental in-situ conversion processes and carbon capture and storage technologies may reduce some of these concerns in future, but may raise others, such as the pollution of groundwater”). Como dice el párrafo hay posibilidad de reducir dichos efectos pero no de eliminarlos totalmente. Para los que están interesados en mayores detalles sobre esta materia, incluyo una web que sugiere algunas acciones:
Así mismo, incluyo una web donde hay dos artículos interesantes sobre esta materia y donde se puede ver en forma gráfica el proceso de extracción del esquisto:
forocatalunya.blogspot.com
Sobre cuándo  los precios petroleros se recuperarán, las opiniones van desde seis meses   en el 2015 hasta años. En lo que sí hay bastante consenso es en que los precios no volverán a llegar a $100.
Para finalizar, me es grato incluir un comentario de Omar Alberto Corredor V. Agradezco a Omar Alberto tanto su brillante contribución como sus amables palabras sobre este trabajo.
COMENTARIOS AL "MERCADO PETROLERO 2014-2015.-
Por OMAR ALBERTO CORREDOR V.
Mí estimado Profesor: Muy  Interesante,   por  decir  lo  menos,  de  tu  visión  sobre  el comportamiento de los precios petroleros en tu estupendo artículo “EL MERCADO PETROLERO EN EL PERIODO 2014 – 2015”. Como bien lo señalas,  el  crudo  BRENT  (Mar  del  Norte),  observó  una  tendencia estacionaria  en el primer semestre del 2014, con fluctuaciones entre $106 y  $ 110 por barril;  y  que a  partir  de esa  fecha,  se  iniciaba la tendencia a la baja en los precios del BRENT, y en todo el sistema de los precios  de  los  productores  de  la  OPEP.   Ello  tiene  particular importancia, pues el crudo BRENT, constituyó durante una década, al menos,  la tasa marcadora de los precios OPEP en general, que se venía articulando  con  el  W.TEXAS,  para  fijar  el  promedio  del  crudo venezolano. Dentro  de  esa  “primera  visión”,  añades  un  aserto,  que  comparto plenamente: “La oferta de petróleo ha tenido un fuerte incremento, impulsada principalmente por países no miembros de la OPEP; y la demanda  se  ha debilitado por  la  coyuntura  económica  mundial, sobre  todo  con  la  situación  recesiva  en  Europa,  y  el  menor crecimiento de los países emergentes y en desarrollo” (sic).
Luego afirmas, en una “segunda visión”, que igualmente comparto: “En la concreción de esa baja, fue decisiva la posición de la OPEP, en su reunión  de  noviembre  de  2014,  que  rechazó  la  propuesta  de recortar  la  producción,   hecha  por  los  países  miembros  más afectados  por  la  baja  de  los  precios,  ARGELIA,  IRAN,  NIGERIA  y VENEZUELA….” “En esta decisión, tuvo una influencia relevante la posición en contra del recorte por parte de ARABIA SAUDITA. Los voceros  de  ese  país  han  declarado,  que  no  importa  el  nivel  que bajen; ellos no abogarán por reducir la producción; ya que la OPEP no suple sino un 30% de la oferta; y que no está en condiciones deinfluir sobre los precios” (sic).
En  mi  modesta  y  “desprevenida”  visión,  en  las  dos  (2)  opiniones precedentes,  está  el  verdadero  MEOLLO  o  la  razón  principal  del acelerado  desplome  de  los  precios;  opiniones  que  comparto  a cabalidad.
Para los que somos neófitos en materia tan delicada y compleja,  como lo  es  el  Mercado  Petrolero  y  su  muy  errático  comportamiento,  nos resulta aventurado mezclar la visión política con las veleidades de los precios  petroleros;  pero  la  reciente  declaración  del  Presidente  deVenezuela  (NICOLAS  MADURO),  de  que  se  está  utilizando  el PETROLEO,  como  un  arma  geopolítica;  y  que  con  ella  se  pretende“destruir”  a  RUSIA y  “afectar”  a  IRAN,  en  su  “acceso  a  la  Energía Nuclear”;  y  en  tercer  lugar,  de  “afectar  y  destruir”  la  economía  de Venezuela; además de que la “explotación de los Esquistos, sería una conspiración con varios objetivos” (sic); es algo, que va más allá de una declaración  irresponsable y  una  aventura  retórica;  o  para  decirlo coloquialmente, se pretende  “agarrar el rábano por las hojas, y no por el tallo”.  No se requiere ser un sesudo analista petrolero  para establecer,  al  menos,  una  aproximación  para  determinar  las  causas verdaderas y eficientes, del desplome de los precios del petróleo.  El PETROLEO, como recurso energético no renovable, está sujeto, como en todo el  globo terráqueo,   al  Sistema de Economía de Mercado,  y consecuencialmente al irremediable juego de la oferta y la demanda; yes  a  estas  inexorables  reglas,  a  las  cuales  se  somete  el  negocio petrolero.  La  OPEP,  como  CARTEL  DE  PRODUCTORES,  ha  venido jugando, un rol más geopolítico que económico; y ciertamente en esta última  década,  se  ha  prevalido  de  su  preponderancia  como  factor productivo, para “manipular” los precios del crudo, estableciendo sin un  criterio  coherente  con  los  vaivenes  del  mercado,  una  banda  de precios “justos”, que ha venido oscilando entrre $85 a $100 por barril, impulsada tal  vez  por factores  “externos”  al  negocio:   La “debilidad energética”  de  EE.UU.,  por  el  agotamiento  de  sus  reservas;  los conflictos  bélicos  en  el  Golfo  Pérsico, y  otras  variables  ajenas  al mercado. Ahora, cuando nuevos factores económicos, han entrado al juego del negocio: El incremento de la oferta de los países NO OPEP, dado entre otras  razones,  por  la  acelerada  demanda  de   CHINA,  en  su  reciente “voracidad” de obtener petróleo en el mercado SPOT; y la “Coyuntura económica mundial,  con la situación recesiva en Europa”; y también, desde luego, el incremento de la producción del petróleo de Esquisto por parte de los EE.UU. que pasó de 3,5 Millones de barriles diarios, a 9,2 Millones a partir del 2014, han “motivado”  que las reglas de la oferta y la demanda, estén jugando el rol  protagónico,  que debieron jugar desde el principio.
En  relación  a  la  producción  del  petróleo  y  Gas-Shale  (Esquisto),comparto la posición de DEBORAH ROGER, ante el Comité de Energía Norteamericano, cuyo segmento, traes a colación, de manera magistral, en tus muy atinados comentarios.  Ahora bien, creo que el  “sumo” de tus elocuentes análisis sobre el tema, .  Ahora bien, creo que el  “sumo” de tus elocuentes análisis sobre el tema está en la discusión  de los factores  principales de la baja de los precios petroleros, las consideraciones sobre la posición de la OPEP y particularmente Arabia Saudita  y el examen de la producción de esquistos o lutitas.
Podría decir,  parafraseándo a LABRUYERE: “Que las ideas más brillantes, se expresan (como lo has hecho),  con  las  más  sencillas  palabras;  ya  que  el  énfasis  las perjudica”.
Con  estos  breves  como  sencillos  comentarios,  inversamente proporcionales a tus brillantes análisis,  quiero dejar plasmados mis sentimientos de aprecio y de admiración por esta nueva e interesante contribución tuya.   Sinceramente
Omar Alberto Corredor V.


GM

11.2.15

No hay comentarios:

Publicar un comentario